Grecia tiene más de 2000 Islas, 200 de ellas están habitadas, y la gente suele ir a unas 20. ¡Madre mía!  ¡Ahí tiene que haber miles de paraísos por descubrir! ¿os dais cuenta?

Pues esta excursión empezó como empiezan las cosas buenas de la vida, viendo una película que nos encantaba con unos amigos, B. y M., la película se llamaba «Mediterráneo», y nos gustaba tanto que, la vimos con ellos después de verla ya no sé cuántas veces.

Un día hablando de como se llamaría la isla donde se pierden los protagonistas, no cuento más por si la veis algún día (yo la tengo en VHS jejeje), pues llegamos a la conclusión que podía ser Hydra, o lo leímos seguramente, no lo recuerdo, pero de ahí salió todo.

El caso es que a Moncho le salió un viaje por trabajo a Atenas, así que Belén se fue a buscarlo allí el viernes, imagino, y aprovecharon el fin de semana para llegar a Hydra.

Volvieron entusiasmados, el sitio no sé si era el que buscábamos, pero era lo que buscábamos.

¡Estaba claro!

Pues nada, así, como siempre, proyecto a la vista, venga a buscar días y datos para poder llegar, cuanto antes mejor, hasta allí. Yo creo que lo hicimos ese mismo año, un mes después, nos fuimos a HYDRA.

 

Para llegar a HYDRA :

Por supuesto que NO hay aeropuerto, hay que ir en barco desde Atenas, creo que hay uno diario que dura tres horas, pero tardas la mitad en un hydrofoil, Los Dolphins, son como los ALSAS. Salen cuatro o cinco al día, y paran en varias islas, evidente es que, cuando llegues a la taquilla tienes que pedir ticket para el que va a Hydra, creo que para en tres islas de Las Sarónicas, daros cuenta de que desde allí se salen para las 200 islas habitadas: “favor de poner mucha atención”.

Así qué, empieza el viaje, os vais a Atenas, veis la Acrópolis, y cosas así para disimular, y cuando acabéis de hacer lo cultural, os vais directos al puerto de El Pireo, y ahí, os vais a las ventanillas y compráis el ticket para Hydra, en Dolphins, para (del verbo parar) en varias islas, vuestra parada es la siguiente a la Isla de Poros, también podéis hacer excursiones para conocer otras islas, nosotros fuimos a Poros, luego os lo cuento, pero creo que ahí, de las Sarónicas, la que vale la pena es la Isla de HYDRA:

Os lo resumo: (JEJEJE)

Cuando llegas a Hydra, lo primero que te llama la atención es el sonido del mar y las lanchas, y la gente, si habla, es que en esa isla sin carreteras, no hay caminos, no hay coches, ni motos, ni bicicletas, sólo usan unas mulas y burros de carga cuando les llega la compra por la mañana, es que les mandan hasta el agua mineral por barco, porque el agua no es potable.

Recuerdo que un día me levanté temprano, si pasa una mula al lado de tu ventana será tu despertador, como si la tuvieras en la cama, así, no sabéis que impresión me dio oír eso, pero aproveché y me acerqué el puertito, en camisón y chaqueta, ahí podías salir así, estaba todavía amaneciendo, todo en calma, y la gente llegando con sus mulas para esperar al barco que venía con la compra.

¡Qué bonito! Me senté en una silla de esas de madera a verlos como cargaban las mulas y, más tarde vi como se iba el barco y se quedaba aquello otra vez con esa paz que sólo se siente, pero no se puede explicar. Nunca pensé que los vehículos, en general los motores, los cachivaches que tenemos, todas esas cosas a las que estamos acostumbrados, cambiaran tanto el ruido natural de los sitios.

La vida allí era como la de “Mediterráneo”, andar por los caminos, caminos de cabras, descubrir una playa, donde estabas solo, o quedarte a comer en una casa con una mesa fuera viendo el mar, sin oír nada, cuando llegaba una lancha te sentaba hasta mal. ¡Qué agresión, por favor!

La isla tenía restaurantes, no glamourosos, marineros, no era barata, nos pareció que debía ser muy chic, posiblemente no seamos tan raros y debe ser privilegio de pocos tener una casa allí, allí no se construía, saldría caro llevar todo, no sólo la comida, hasta lo necesario para construir, todo lo que os imaginéis, en un barco, eso debía subir los costes de todo muchísimo.

Los únicos visitantes que tenía aquella isla, era algún crucero que paraba allí unas horas. Gracias a dios nunca dormían allí, los bajaban a visitar las joyerías, sí, en el puerto sólo había marineros y joyerías, y arte, todo caro, pero los de los barcos paraban y ellos compraban, en Grecia siempre se compraba oro, era más barato, pero también más bajo en quilates, claro que nos daba igual, o por lo menos a esos de los barcos les daba igual jajajaja

Las playas de allí son para excursión y baño, sin hamaca, son de agua cristalina,  y a todas ellas tienes que ir a pie, o en barca por supuesto, puedes coger un marinerito del puerto y pedirle que te lleve, eso sí, asegúrate que no esté muy lejos, y que luego te pase a buscar, porque si no, te tienes que volver a pie, nosotros cogimos el móvil de uno, creo que sí, fuimos andando, le llamamos, y nos vino a buscar…

 

Al caer la tarde, cuando ya todo el mundo se va, ya no hay turistas, ya se va el Pu… crucero que hacía ruido, se queda otra vez en calma, entonces buscas una mesita en una callecita estrecha o en el puerto, y cenas, o te tomas el famoso, e internacional, gin tonic, que también lo saben hacer, y muy bien.

Cuando hicimos el último paseo y tomamos el gin-tonic viendo el mar, en nuestro rincón, el silencio, mire alrededor, y se me cayeron unas lágrimas, sabía que me estaba despidiendo de un sitio que nunca volvería, y me daba una pena horrible no ver aquello nunca más, no está tan lejos, pero la verdad, sabes que nunca volverás.

(esta era nuestra terracita preferida)

 

Y no he vuelto…… Bueno, HASTA AHORA, por cierto, luego me dijeron que “mediterráneo” se rodó en Ikaria, o ahí fue mamma mía,  JAJAJA, ya no lo sé, soy sin edad y sin memoria, pero sigo pensando igual:

¿cuantos paraísos habrá por descubrir en más de las dos mil islas?


(PD) Nuestras visita a Poros :  (La excursión que hicimos para rematar)

Nosotros aprovechamos, como os dije, para conocer también Poros, ahí es donde nos recibió “mi amigo» de internet el dueño del hotel donde fuimos era el que me presentó el personal y les dijo que yo era “su amiga” de internet, creo que fue el primer email que recibió de España en su vida jejeje ….

Esta es ya una isla con motos, muchas motos, tenía mucho más movimiento, restaurantes en el puerto y playas, playas con gente, estábamos en un hotel muy solos justo delante de una playa de película, limpia, muy limpia, el mar y la arena eran un maravilla, pero seguro que ahora está llena de hamacas y sombrillas de palmeras, entonces no había nada, pero se veía por las casas vacías que, aquello, posiblemente en verano, podía ser un poco peligroso, estaba a una hora de Atenas, es fácil que la gente vaya allí, incluso a pasar el día….  Esa no lo recomiendo, o no la recomiendo tanto.

Aún así, todas las islas son bonitas, esto que os cuento de Poros, si no llego a venir de Hydra lo contaría totalmente distinto, me parecería la quinta maravilla, seguro!!

Compartir es de buenos, ya sabéis!