Una vez debía estar yo viendo madrileños en Salzburgo o en Tirol, o no sé qué, y me gustó tanto, que me faltaron horas para preparar corriendo mi próxima escapada allí MISMO.

Como era por esta época, finales de Noviembre, nos tocó ya todo preparado para la Navidad, que bonito estaban aquellos pueblos llenos de lucecitas pequeñas y arbolitos, ¡de verdad! ¡No os lo perdáis!!

Os voy a preparar, como siempre, una propuesta diferente y más ajustada a todos los bolsos y bolsillos, y sin perder, es más, yo creo que con mucho más encanto que la convencional.

Nosotros volamos a MUNICH (miles de ofertas desde Madrid, he visto tarifas de 90 euros ida y vuelta para esta navidad), y ya desde ahí, se tarda poco más de una hora en tren destino Salzburgo. Los trenes ahora mismo son una maravilla, hay muchas frecuencias, hay plazas, y los precios son hasta más económicos que aquí. A mi me encanta incluso el rato que estoy en el tren porque descubro mucho más de los paisajes de la zona, y en tres días no sólo conozco una ciudad, conozco el paisaje, los alrededores, otros pueblos y la gente que no vive en la ciudad.

La verdad es que tuvimos mucha suerte porque encima el tiempo nos tocó muy bueno, todo el fin de semana despejado, con frió, pero con sol, llegamos en hora y media a Salzburgo (foto de la portada). Salzburgo es la maravilla que me esperaba, pero ya adornado de navidad nos pareció un tesoro muy bien guardado, ¡¡¡que Bonito, por favor!!!!

Nos fuimos al mercadillo navideño, lo pateamos entero, por la tarde nos fuimos a un concierto de piano, a cenar con las lucecitas navideñas a un sitio con aire medieval, hay por todos lados sitios apetecibles, y la verdad es que no pudimos disfrutar más de ese día.

Al día siguiente cogimos un tren, por error, a Innsbruck, íbamos a Munich, nos dejaron dar la vuelta a mitad de camino, pero os prometo que me hubiera encantado seguir allí hasta el final, y pienso hacerlo en la siguiente escapada a Austria.

El paisaje del Tirol es TAN TAN impresionante y encima con un día bueno, como teníamos, que pensamos cada año en volver, y espero hacerlo pronto, esta vez sin perdernos, nos hemos quedado con las ganas de parar en cada pueblo de aquel recorrido. He leído que hay también excursiones a pie, yo es que le veo mucha montaña y mucha cuesta, casi que desde el tren lo veo mejor;-))

Una vez arreglado el tema de cambio de trenes, nos fuimos a Munich donde pudimos disfrutar de uno de sus famosos codillos en una famosa cervecería, típica Cervecería Alemana, que hay miles por allí, yo os pongo la foto (más abajo) de una que hemos visitado, nos dio tiempo para ir a alguna más, a pasear por Munich, a ir a su famoso mercado navideño y a pasar un rato en la famosa pista de hielo donde todo el mundo está en los puestos tomando «vino caliente», sí, yo creía que era té, pero eso del vino me gustó mucho más, está muy bueno y te calienta las manos.

Os pongo una foto de una cervecería típica dentro las miles que hay, todas muy buenas, cervezas a litros, y el precio como Madrid.

Estas navidades si tenéis unos días libres, daros una vuelta por Salzburgo / Tirol /Austria, un concierto relajante, un mercadillo navideño y una cena en cualquier casita del Tirol, no me digáis que no es un buen Plan!!

            FIN