Hoy me toca escribir un cuento de Navidad, y no es que me haya propuesto inventarme un cuento, es que tengo que hacer ejercicio para recordar nuestra Navidad, la de todos los que tuvimos la fortuna de disfrutar navidades en familia, felices, emocionados por vernos, que con jugar, con estar con los mayores, con no tantos regalos, pero con mucho turrón y mucha ilusión, sólo con eso nos encantaba la Navidad.

La Navidad Sin edad

Esas navidades que, para mí eran las de verdad, esas que te daba un pellizco en el corazón (o en algún lado) cuando oías un villancico, la de esos niños que eramos felices porque era Nochebuena y había juerga asegurada y ni un regalo, donde se celebraba la alegría de estar todos, esa noche, JUNTOS.

Yo recuerdo todavía como te despertabas en esos días que envolvían la navidad… he tenido mucha suerte por muchas cosas:

1 – Por nacer en un pueblo (conste que es Villa jeje), sí,  lo que hace que todo sea más cercano, humilde y real.

2 – Porque he nacido en una familia feliz, en un ambiente propicio para ilusionarte, y privilegiada, por poder tener lo que un niño necesita por navidad.

3 –  También eso me ha permitido vivir la alegría de volver a casa por Navidad, de volver a los amigos, a la familia, y a la misma Navidad, porque somos nosotros los que volvemos por Navidad.

Y sí, me siento afortunada de haber podido vivir ese tipo de Navidad, donde parte de la diversión era poner el Belén y ver los belenes que ponían los demás, íbamos por las casas, hacíamos rutas y premios con los mejores Belenes del pueblo. Eso sí era la Navidad.

¿¿¿Que recuerdo más de la navidad de entonces???? 

Una navidad sin edad no empezaba con los anuncios de la tele en Septiembre, no empezaba con las luces, ni los alumbrados con famosos, ni con la música de fondo de Maria Carey, no empezaba con la lotería, ni con una sobredosis de perfumes, muñecas y gente brindando en todos lados…….

La navidad empezaba con los ……… Escaparates:

Sí, con los juguetes, y todo lo demás, puestos, y decorados, para que pareciera el regalo perfecto para la navidad, hasta unos simples calcetines, se ponían con bolas y espumillón, así eran.

Nosotros estábamos pendientes de ver cuando las más famosas jugueterías de Luarca cambiaban sus escaparates con las cosas de Navidad, sobretodo, la parte dedicada a: Muñecas, juegos, bicicletas, camiones…. Eso era la gran entrada de la navidad, y fijaros, que nosotros, en Luarca, no pedíamos lo juguetes de la tele, no creo que lo viéramos posible, o sabíamos que igual ahí no llegaban, éramos chicos listos, pedíamos, por si las moscas, los juguetes que veíamos en esos escaparates, sabíamos que eran los nuestros, no me digáis porqué, pero lo intuíamos jejeje… (y además, pronto, se agotaban siempre). (el scalectric se pedía en todas las casas, no había para todos.)

 

Hacíamos la carta, religiosamente, para los Reyes Magos, pero era todo tan de postal, que recuerdo a mi madre encerrada en la salita, con el hammond, el tocadisco, y la mesa de alas, salita que ya conocéis todos bien JAJAJA, haciendo a escondidas vestidos para las muñecas, a ella le gustaba cambiar el vestido a las muñecas que compraba, para darle un toque más personal, y como un día la pillamos, después de mucho pensarlo, ya la veo con mi padre discurriendo como salía de esta encerrona jejeje, nos dejó ver una carta secreta que le había enviado, a ella misma, Melchor, la carta ponía:  Queridísima Pili, como sabes muy bien, no disponemos de tiempo para todos los niños de Luarca, por eso te pedimos el favor que nos hagas vestidos para las muñecas, y agradecemos la ayuda que nos prestas siempre por estas fechas. (shock total!!!!!)

YO: Convencida de la vida, y feliz que los reyes le pidieran eso a mi madre, ya te daba, así como un contacto real con todo lo que estaba pasando y con lo que iba a pasar.

Bien, si los escaparates, y los belenes, eran un punto fuerte de la Navidad.

Otro imprescindible era : Las felicitaciones (christmas).

Escribíamos felicitaciones por navidad, y las mas bonitas eran las de Ferrandiz, ¿os acordais? (foto Portada)

Guardabas la más bonita para la mejor amiga jajaja, las seleccionabas bien y escribías a la gente que querías por Navidad. Una postal navideña con los mejores deseos por estas fiestas, así de chulas!. Los christmas que recibíamos, muchos, los poníamos de pie al lado del árbol, y los carteros tenían tanto trabajo por esas fechas que, cuando venían a casa, tenías un detalle con ellos, un aguinaldo, o un regalo por navidad.

Los aguinaldos :

También se dejaban, botellas, turrones, regalos, en la plaza de la farola, una farola en medio de la plaza con un guardia municipal que regulaba el tráfico, no había semáforos, era el centro neurálgico de Luarca, por navidad, y por siempre. Allí la gente dejaba sus regalos que, imagino, eran para los hijos de las policías y guardias de tráfico, no lo sé.. pero yo sé que esa farola estaba llena de regalos, y la gente dejaba botellas y turrones al pasar con sus Seat 600.

Pero, para mi, la GRAN PROTAGONISTA de la Navidad era……;

La NOCHEBUENA, esta noche si era la fiesta grande de toda la navidad, ese día se permitía todo, no trabajaba nadie, no había ni prensa, ni pan, ni nada que se hiciera de noche, el día de navidad, porque todos cenaban con su familia en NocheBuena, o así debía de ser.

Nosotros íbamos a casa de los abuelos, cargados de buenos propósitos y buen humor, y ni un solo regalo, sólo nuestra buena disposición y la alegría de vernos todos, nos juntaban a los primos en un cuarto, para que no diéramos mucho la lata, y ese día nos permitían hacer todo, lo dejábamos como si hubieran pasado un tornado, ¡Pero eso daba igual!

Cenábamos muy lentamente, había tertulia, y mis padres decían en un momento dado que ya nos teníamos que acostar, las niñas, se entiende. Pero NO, jejejeje, no era verdad, nos llevaban de camino a casa, a dos casas más, la de los Rego y los Martinez, síiiiiííí, subíamos a gritos, no había ni telefonillo, cantábamos villancicos abajo y nos oían. En casa de unos, cantábamos, con los otros, bailábamos, ahí, en la última casa, mi hermana Paloma desfallecía con Cris, las pequeñas de las dos familias. Recuerdo que, siempre había que pasarse a buscar a Paloma a casa de Tina e Ignacito el día de Navidad, porque ella se quedaba allí, y no pasaba nada. Pues no, La navidad, el 25, era un mero y triste «día después», no recuerdo que nadie hiciera nada especial por Navidad.

Nosotros vivíamos la NOCHEBUENA, y también recuerdo como miramos las luces de las casas por las ventanas, para ver cuantas familias seguían despiertas, mirar la alegría de las casas, porque esa noche era una gran noche y nos gustaba trasnochar.

Otra ventaja de ser un sin edad, y de nacer en un sitio pequeño, aunque fueran ciudades, pero entonces, y en la mayoría de ellas, no había Universidad, por lo que no nos quedaba más remedio que salir de allí para estudiar. Y por aquel entonces, el estudiante, se iba en septiembre y volvía en ……………. NAVIDAD.   De ahí el éxito del anuncio del Almendro, ahora los jóvenes se mueven a todos lados, no paran, y los padres les dan dinero para viajar, nosotros nos íbamos cuando empezaba el curso, y ahí nos quedábamos hasta que volvíamos, en Navidad. Por eso El Almendro emocionó mucho a una generación que estaba ya creando su propia familia, montando ya su propia Navidad, porque nos recordaba lo que era nuestra Navidad, la que habíamos vivido muchos, y lo que era, y de verdad, volver a tu casa, a tu familia, a tus amigos, a tu farola, volver a “todo” por Navidad……

Y no puedo extenderme más… que me matan los blogueros listos, para ellos «esto» es un ladrillo como una casa, lo siento, haré más capítulos y mas cortos!.

Dejaré fin de año y los reyes magos para los siguientes capítulos, seguimos con las navidades de un SIN EDAD.

Fin de la primera parte jejejeje