La historia de un teléfono que casi no ha llegado a los 50 (¡¡que vida!!)

 Si hay algo que ha evolucionado mal, que ha tenido una vida de mierda, y que ha perdido el valor y el respeto de todos, ese es el teléfono fijo.  ¡Angelicos!

Recuerdo cuando era pequeña que el teléfono en casa era algo como solemne, no se llamaba así por llamar, se llamaba para algo, sonaba y era como si llegará una carta, algo habrá pasado. El abuelo nos llama, y había silencio, no sé lo recuerdo como de mensaje rápido y contundente.

Como vivíamos en un “no pueblo”, una villa marinera preciosa jejeje, nosotros teníamos una centralita con operadoras, esto debía de encarecer el uso, digo yo, o la falta de costumbre, yo recuerdo que mi tía que vivía con nosotros (antes siempre vivía una tía o alguien mayor en las casas), pues esta tía nuestra, llamaba todos los domingos a una sobrina a Madrid, yo recuerdo que le decía a la operadora, Madrid tal número, la ponían en contacto, hablaban, y ya, luego íbamos una de nosotras a pagar la conferencia allí donde estaban las operadoras, pero es que llegábamos y decíamos: Vengo a pagar la conferencia de mi tía. Ya sabían todo, es decir, sabían quién era mi tía, la sobrina de Madrid, y a donde había ido la conferencia que yo quería pagar.

 

Asi era todo, cogías el teléfono en un momento de apuro, y decías me pones con «papá», y sabían quien era “papá” y, se comentaba entonces, ¡anda que no habría cotilleos entre las operadoras esas! que había mujeres que les pedían que localizaran a sus maridos, sí jajajaa, así llamando a los bares donde iban, vamos que en las misas o talleres no llamaban, así empezó este gran “ayudador” de localizar gente.

Después de esto, se quitaron las operadoras, y ya se debió de abaratar esto, o cambió la mentalidad al poner las seis cifras, no sé, pero la gente empezó a usar el teléfono como si no hubiera un mañana, todas como como locas, es que era más de mujeres, ahí ya no controlabas ni tiempo, ni coste, ni nada, allí se sentaban las madres a hablar con las hermanas, amigas y tías y demás y se pasaban el día entero …. Madre mía!! Ni lo uno, ni lo otro, es que como te hubiera quedado en llamar alguien para salir te quedabas en casa, de verdad, y te quedabas, ¿eh? ¡que entonces tu madre le importaba un pito si esperabas llamada o no, ellas a rajar como locas. Entonces, esto ya en general, la gente llamaba y eso hacía ilusión siempre, a todos, ¡no lo dudábamos!

Cuando sonaba el teléfono en las casas, había una carrera maratoniana general, como si fuéramos a apagar un fuego, para coger el teléfono, todo el mundo se tiraba a por el, y decías, con cara desilusión, buuufffff es para ti… la tía mengana, o tu amigo Pepe, ¿NO TE ENROLLES, EH?????

☹️☹️☹️☹️☹️☹️☹️☹️

El teléfono, las charlas telefónicas sin parar, era nuestra vida de Juventud, llamabas a amigas, con las que ibas a salir luego, y hablabas más de una hora…. De todo, hasta era normal llamarte para ver que te ibas a poner, ¡yo que sé! Que viste en un escaparate mono, ¡todo valía!

Ya en los 80 salió un complemento para el teléfono, al principio no me pareció muy útil, otro localizador más (pensaba yo), el contestador automático, era una máquina, que ahora sale sólo en las películas, que decía un mensaje tal que : Fulanita no está en casa, deje su mensaje después de oír la señal piiiiiiiiiiiiiiiii y ahí dejabas mensaje, o NO, entonces, ahí vino el intríngulis, si no lo dejaban, bufffff la cabeza loca, la cabeza a rular, porque sabias las llamadas que habías tenido y las que habían dejado mensaje, la diferencia erannnnnnnnnn las famosas LLAMADAS DE COLGAR… y ahí se hacia uno las composiciones que le daba la gana, para que os hagáis una idea siempre era él, Jooooo!! ¡Dios mio! 16 de colgar, este está loco ….. y ahí tu cabeza a rular, no sabías quien era y ahí podías ya peliculear.

Luego ya telefónica te puso un marcador y sabias los números y te fastidió, entonces no, eran 16 de COLGAR 😍😍😌😌 . Con toda la cabeza en ebullición de qué, quién, cuantos, etc…. Ahí te hacias una trenza con las ilusiones, cada cual adaptándolas a su vida, real, por supuesto!😍😍

Y así siguió el periplo del fijo, estaba el auricular a todo gas, calentorro todo el tiempo entre unos y otros y, cuando mas felices eramos,  va y no sacan los móviles …. Y ahí ya los fijos se quedaron en una esquina de la casa, sin renovar, y con menos protagonismo que la mujer de Puigdemont ahora mismo, ya cuando tus amigos te podían localizar por tu móvil, nadie quería coger el fijo, sonaba el ring ring y nadie se levantaba ya del sofá, el discurso había cambiado por completo……

¡Cógelo tú!, que seguro que es la tia, ¡Seguro! o, ¡cógelo tú! que a estas horas sólo puede ser de tu casa, que no, que son los tuyos, y así todo el tiempo, ya costaba un poco más, pero aún lo hacíamos.

Lo peor no había llegado aún, ahora si que hemos llegado al capítulo peor, ya las madres tienen móvil, las hermanas, las tías y hasta el administrador de la casa. ¿Qué pasa cuando suena ahora un teléfono fijo? Que nadie mira para él… así de triste, que sólo llaman los vendedores, o errores y nadie lo que quiere coger, ni saludar oye, que te pillan y no te sueltan.😬😬😬😬

¡Yo recuerdo que mi hermana me contaba que en EEUU cuando sonaba el teléfono nadie lo cogía, o lo cogían y colgaban, sin preguntar ni quien era, ¡¡¡¡¡MADRE MIA!!!!!  ¡Pensaba yo, que maleducados estos yanquis!!!! ¡¡¡eso no se hace!!!  nosotros no llegaremos nunca a eso……

YA YA YA

Me parto, sí en mi casa discutimos ahora por algo, es por quien va y lo cuelga antes…. Y solo porque deje de sonar, nada más que por eso, que si no no veríamos ni quien llama.

¿ Pero como pudo ser tan, tan “duro” el destino de los teléfonos fijos???

Hombre yo creo que todavía en alguna oficina se llamará, hay secretarias que pasan las llamadas, pocas, pero ni para trabajo ni para la vida la gente usa ya un fijo, que vida mas triste!!!!

Es más, la gente joven ya no contrata línea de fijo, ¡y que pena esto, ¿no?!!

Comparto este video, real, hay muchos, unas chicas jóvenes intentado llamar desde un fijo de los que tuvimos siempre, veréis como se les da  JAJAJA

Pobres chicas jóvenes, ya no tienen la ilusión de las 15 de colgar, ni la disculpa de que las han llamado pero estaba comunicando, con lo bien que nos venía a nosotras esas cosas para quedarnos tan contentas!!!

FIN

Compartir es de buenos