Una de las cosas buenas que yo creo que ya nos hemos quitado, o al menos ya no lo viviremos con esa intensidad, es el problema del mal de amores. ¡Menos Mal, hijas!!

Bufffff…. lo que uno pasaba como le tocará un novio chulillo, un inseguro, un Peter pan, o cualquiera que te deje después de la tempestad… porque a ver, en eso del amor tendría que ser como en lo laboral, te dan tres meses de prueba, y si gustas pues ya te hacen un contrato fijo, ¿¿no??  pues lo mismo, eso sería lo normal, pero en esto del amor, no, algunos necesitan 3, 4 o 10 años de prueba, que después de todo ese tiempo, todavía viene, un día y te dicen que tienen dudas, ¿dudas? ¿de qué?.

¿Cómo te puede decir alguien después de 3, 4 o 10 años que el problema no eres tú, soy yo. Pues claro que lo eres, no lo dudes. Que no se atreve a dar el paso final, que no está preparado, que no salta sin red, ¿no será simplemente que te has cansado y te gusta más probar con una nueva que te empuje un poquito más a saltar? (cada vez mas difícil).

Pero bueno, vamos a la diferencia, que es lo que nos ocupa, creo que a nuestra edad uno YA se libra por fin de esos episodios de “sufrimiento” que vivía de joven con el “p… coñazo” ese del desamor.

No creo que fuera comparable con otro dolor, no hay otro igual, es diferente a todos, creo que hay que tener una edad, y una “identidad” especial para sentirlo así, eso sólo se vive una vez, como decían las de AZUCAR MORENO, al menos eso creo yo, pero estoy abierta al dialogo, eh? que alguien venga y me diga, que equivocada estás sinedad, por favor, venid y me contáis, que yo encantada de pensar que todavía me puede pasar JAJAJA (mucho humor).

😂😂😂😂

Las estadísticas dicen que la mayoría (no sé que %) de la gente en este mundo vive al menos una historia de desamor en la vida, hay muchos que más, y también hay unos pocos que se casan con la primera que han salido, y hala! A vivir la vida… los hay.

No sé si eso es bueno o malo, este artículo va para los otros, es una experiencia, y creo que vivirlo si te hace diferente, que no digo que sea necesario, pero un palito, pequeñito, o no jajaja, todo el mundo debería pasarlo, es sano, es real, te pone los pies en el suelo, te hace frágil, sensible, te baja a la tierra, te une mucho más a los demás, te hace más humano, te quita capas, esas cicatrices que cuestan cerrar son marcas, ya no te queda nunca la piel igual. (esta ha sufrido, y mucho jajaja… o no?)

Esa época tan nuestra de : “porque yo lo sufro”, no es sólo triste y deprimente por sentirse rechazado por alguien que quieres, y que tú le quieres y, encima, te has empeñado en no dejar de quererle, porque tú vas a vivir con eso para siempre, eso es así, y tu lo ves así, es que además de eso, le sumas sentir la decepción de que, ese SER que lo duda tanto, hasta hace nada, estaba completamente seguro que eras tú. Y luego, ya viene la peor de todas las sumas, que te diga que el problema no es contigo, tú sigues siendo lo mejor que existe en el mundo, pero como persona (no como perro, menos mal) el problema es que se ha enamorado de otra, eso es la puñalada más cruel, y ahí pincha donde más duele, ahí no hay consuelo posible, no hay donde agarrar… pero, si ya con todo esto no estabas tú servida, viene, para mí, dos escenarios que se dan, uno frecuente, otro siempre,  que lo complican todo mucho más:

1 / Que el que lo deje no esté seguro de lo que hace, vuelva y llame mil veces, maree, y te distorsione, o sea, que no sea capaz de irse del todo, mas conocido como el perro del hortelano.

2/ Que se supone que tienes que salir a conocer a otro urgentemente, que se te tiene que ver feliz, y te tiene que ir bien ante los demás, eso todavía te mata mucho más….


Como decía Arjona (que me encanta): El problema no es que mientas, el problema es que te creo. El problema no es que juegues, el problema es que es conmigo. (Eso es).

Tú puedes ser todo lo mierda de tío que entre en lo mierda que puede ser un tío, pero eso no me cura, eso no hace que yo sufra menos, porque yo quiero que esa mierda de tío me quiera. Así somos.

Esa es la gran contradicción. Si no te merece (frase muy de amiga), si no lo ves claro, si descubres que es un tío que no te va a hacer feliz, mejor lejos, ¿¿no?? Pues no, tu ahí dale que te dale, dándole oportunidades y pensando que todo eso se va a pasar por obra y gracia del espíritu santo.


Seguramente que, en muchos casos, no eran capaces de verse reflejados en el perfil que nosotros hacíamos de ellos, y con esta oda al desamor jejeje, no quiero decir que a veces las víctimas no hayamos sido verdugos para otros, no siempre estás del mismo lado, pero hoy toca este.

Todos hemos usado esas mentiras piadosas que no hacen más que empeorar las cosas, lo dices para que no sufra, y al final, con la tendencia del otro a agarrarse a algo bueno, se interpretan como que hay dudas, y eso ya no lo ven tan mal.

Yo estoy convencida que, en esto del amor, si hay dudas es que NO, no esperes que esto cambie, no se confirma con el tiempo, no se cambia nunca, no se mejora.

Si te dice un “no sé”, es NO.

Si dudas, o duda, es NO.

😉😉😉😉

Esto es un mensajito para los que empiecen, porque yo creo que para los de nuestra edad el tema está ya superado, y no porque no te pueda decepcionar una persona, pareja, marido o lo que tengas, que sí, y mucho, pero es que ya no te lo tomas igual, ¿será que ya tenemos callo? ¿Será que ya no pueden con nosotras? ¿Será que ya no quieres igual?

Veo a la gente de nuestra edad viviendo decepciones, sacando problemas que no contaba con ellos, luchando contra mil cosas, pero no “sufriendo” por amor… no es lo más importante ya en la vida para nosotras, somos más del : “qué le den“ y del “estoy más feliz sola que mal acompañada” frases con las que nos identificamos mucho más.

¡¡¡¡Que bien que hay algo bueno con la edad, oye!!!! ¡¡que les den a todos esos Peter Pan!! Y que bien poder decirlo alegre y sin mirar atrás…..

 ———————-FIN———————–