Introducción :

A mi siempre me ha gustado viajar, y más aún preparar el viaje, disfruto con la idea de buscar los hoteles, los rincones, lugares secretos, paisajes, ciudades, playas, montañas, me gusta todo…. El caso es salir y conocer sitios nuevos. Te renueva la vida, es que me gusta tanto que en el duty free hasta me compro otra colonia para que ese olor me recuerde siempre a ese país……

😋😋😋😋

Yo ya cambio el chip en Barajas, ahí ya empieza la transformación, ya me compro algo en la T4, aunque sea una camiseta, el caso es estrenar algo al llegar, ser nueva desde que aterrizas. En la primera cena, ¡Zasca! chica nueva…JAJAJA

 

Nunca me gustaron los paquetes vacacionales, ni las agencias, ni los viajes programados, siempre he buscado las aerolíneas que quería, el hotel que me hiciera sentir que estaba en una ciudad distinta, nunca usaría una cadena internacional, prefiero uno local, pequeño y con encanto, o eso es lo que suelo buscar, algo con raíces del lugar que visitaba.

Mis planes, mis lugares favoritos, y mis viajes los quiero seguir haciendo yo, pero todo ha cambiado, nada es igual, ahora cuando viajo, o preparo un viaje, me pasan estas dos cosas….     Echo de menos muchas cosas, y echo de más muchas cosas más… 

Lo difícil que te ponen el llegar hasta aquí: 

 

Primer capítulo: ¿Qué echo de menos?.

Ahora, a la hora de viajar, echo de menos la improvisación, la sensación de aventura, ese no saber lo que te vas a encontrar, no hace tanto, 20 años o así, recuerdo que descubrí una página de internet que te daba la información del tiempo (por un satélite americano), que te resumía el mundo en unas cuantas capitales, pero aquello era un GRAN descubrimiento… miraba aquello y parecía magia, pero es que entonces era magia, viajamos sin saber ni el tiempo que iba a hacer donde íbamos, sabíamos que era invierno, y de milagro!!!!¡¡¡¡ Si conocías a alguien de allí!!!!

¿Había guías? Sí. Pero no de todos los sitios, es decir, que muchas veces, a donde ibas, si no era un sitio muy común, no se hacía guía en castellano. Por ejemplo, había guías de lo normal, Roma, Landres, México y Nueva York, pero si ibas a conocer Guatemala, por poner un ejemplo, pues no había, así era. Y si ibas a un país con guía, México, como hemos dicho, te podían decir sobre el clima que las primaveras solían ser ventosas, que podía subir la temperatura a tal, podía bajar a cuál, es época de huracanes, sí te lo decían, pero lo demás era pura aventura, si llovía, te lo encontrabas allí, si llegaba un ciclón, también…. Llevabas la media, por si las moscas, y la sacabas, o no. ¡Así era! Lo llevabas todo, por si ibas a la montaña, al cine, por si ibas de fiesta, por si ibas de azul, por si llovía y por si salía el sol, con todo:

Igual pasaba con los restaurantes, la cultura, la gente, los idiomas, las personas, todo. Todo era diferente porque te ibas al otro lado del mundo, o a un país que no compartía contigo ni el idioma, ni la moneda, ni la tele, ni las redes, que tenían su educación, su alimentación,  sus cosas típicas, compraban en sus tiendas y comían sus productos… eran distintos.

Ahora viajas a Corea y cenas en un mexicano, te vas a España, y está de moda la cocina peruana, en Nueva york se lleva el brunch, YAAAA, y en todo el mundo, y en Singapur te sientes como si estuvieras en Los Ángeles, pero en todos, ves los canales en español.

Antes te ibas a Perú, y veías a las que llevaban a los churumbeles encima, aquellas mujeres de estatura pequeña que vendían artesanía donde sólo la encontrabas allí, y cargabas con esas piezas, porque eran únicas, te sorprendía su comida, su manera de hablar, de vestir. Ahora vas, y las ves que las han disfrazado para ponerlas allí y que las veamos los turistas, porque, real y triste, en cuanto te mueves por la calle, ves que todas las mujeres van de ZARA igual que tú, igual que aquí, lleva el mismo bolso una de Polonia que una de Salamanca, todas con las mismas bolsas de rebajas, la misma moda, los mismos botox y los mismo pelos.

Y si hablamos de comida, igual, casi no hay ningún plato que no hayas probado ya aquí, los horarios ya son todos internacionales, con euros y dólares, vas a todos lados, desde casa ya llevas paraguas porque sabes que, concretamente,  el sábado va a llover.

 ¿¿¿¿¿¿¿Qué hay de ese “momento” mágico de aterrizo en un sitio que no sé lo que me voy a encontrar en los viajes de ahora?????

En la tele te buscas el canal internacional, y con internet y wifi contestas a los chats cuando llegas al hotel. ¡vamos! una monada todo!!!

¿Qué hay de nuevo, o de sorpresa cuando viajas ahora??

 😑😑😑😑

Lo único nuevo, es que sales tú en la foto, esa es la única diferencia, porque la foto la has visto mil veces ya…. Cada vez te cuesta más que algo te sorprenda, que no lo hayas leído antes, que no te hayan invadido de noticias por todos lados, hasta cuando vas a un restaurante, ya sabes que el camarero rubio habla español, y el moreno no te da chupito, y si te asomas ahí al final va a venir un señor de rojo que te va a cobrar, o sea, lo que es vivir al límite la aventura, como Calleja….😏😏😏

HOY hay de todo en todos lados, nada es nuevo, todo se sabe, y nadie te olvida, ni tu a ellos, porque es que en la Antártida te siguen llegando los wasaps del portero de casa para decirte que van a venir los del Gas Natural. 😏😏😏

¡¡¡¡¡DIOS MIO!!! ¿En esto se ha convertido viajar? ¿No os dais cuenta que ya nadie te deja que se lo cuentes?  antes hacíamos cenas para contar viajes, ahora te evitan un par de semanas jajajajajajaja ¡ya se lo saben todo!

¿¿¿Dónde están esas orejas a tope deseando escuchar tus aventuras, por favor????? un esfuercito, ¡hombre!

 

 

En el segundo capítulo lo que echo de más……. Hay muchas cosas que ECHO DE MÁS 

PD (esto sí que es de antigua ¿eh?): En unos días, os contaré un viaje en el que todo fue improvisado, todo fue una locura total, y espero que os divierta…. Con mi marido, novio entonces…. una aventura tan divertida y diferente que os la quiero contar ……