Cuando me dicen que tengo que esperar un rato en una barra petada porque mi mesa todavía no se ha quedado libre.

Cuando un amigo propone pelear mesa en un sitio de moda donde no tienes reserva.

Cuando un camarero te pone en la mesa peor cuando hay otras mucho mejores libres.

Cuando al reservar en un restaurante te preguntan en que turno quieres la mesa.

PERDONEEEEEE??????

¿Me lo puede repetir? ¿Me ha visto usted la edad? 

El otro día estaba con unos amigos en un Bar sin nombre, nos propusieron que esperáramos por nuestra mesa en un hueco de la barra. Barra, típica barra alargada, en espacio alargado, que no había sitio ni para barra, pero aún así, han sacado un «No espacio» para poner también mesas de a dos apoyadas en la pared de enfrente, de enfrente de la barra se entiende, es decir, en una barra, sin sitio para barra, y con dos parejas torturadas comiendo con los cuerpos de nosotros y los camareros rozando sus bandejas, codos y demás, mejor no entrar en detalles.

¿En esas «Nobarras», que hacen de barra, cabe alguien? Sí, pero si va UNO solo o, si te colocas como cuando vas a votar, en fila de a uno, me da por ponerlo como los argentinos, jejeje, si te pones en grupo, como hicimos nosotros, el camarero te roza, ¡¿que digo te roza?!, te da un empujón y refrote cada vez que pasa, y además ADREDE, y es más, procura pasar hasta cuando nadie le llama. Va a por ti. Te pide perdón con una cara-mezcla de “Malpagao” y “veteatomarpolculo”, que hace la estancia en el lugar un poco complicada, pero lo mejor, lo MUCHO mejor de todo, son las caras nuestras cada vez que nos daba el empujón y nos pedía un poquito de perdón……

¡¡¡¡¡¡¡Que no me importa ¡¡¡¡ hombre!!!! ¡¡¡¡ qué puede usted chocar conmigo las veces que quiera!!!! ¡¡¡faltaría más!!!!

No nos quedaba otra que aceptarlo, pero que risas hicimos con nuestras caras cada vez que nos pedía perdón.

El pobre camarero no acabó en urgencias de purito milagro, bueno, porque sólo nos quedamos veinte minutos, y ya bastante tuvo con aguantar los caretos que le poníamos.

Entonces sacamos el tema de cómo la edad te va volviendo más intolerante. Madre mía!!  ¡Con lo que hemos aguantado nosotros, y lo que nos cuesta soportar una situación incomoda 20 minutos!. Hemos hecho colas de horas en la correspondiente discoteca de moda, pisotones, tocamientos y mojaduras varias (te echaban la cerveza por encima, no penséis mal) en barras de cualquier sitio porque la copa era mejor, o más barata, donde roces como estos ni los notabas, es más, es que te quedabas tan contenta y ni mirabas quien te lo daba. ¿Y que me decís de esas esperas interminables que hacíamos en un garito cualquiera, indeterminado, esperando mesa completamente a lo bobo, porque entonces nadie se molestaba en reservar? es más, decíamos, es que nosotros somos mas de improvisar! y tan Felices con la teoría jejejeje ¡igualito que ahora!

A nosotros nos gusta salir, pero ¡cuidado! con unas condiciones mínimas, que ya hemos sufrido bastante y para mucha tortura gratuita no estamos, por esta razón aquí hemos puesto una sección de sitios de ocio, no concebidos para nosotros, no tienen edad, pero sí garantizan una noche sin apretujamientos, ni esperas absurdas y con gente variada, pero todo ello dentro de un orden.

Nosotros pedimos bien poco, mesa a la hora, camarero eficiente y, muy importante, que sepan lo que queremos antes de pedirlo, que nos vean venir de lejos vaya!!!!

Y un NO ABSOLUTO a los tocamientos en barra, por favor!!!

FIN